Sin categoría

La evolución de la ropa interior masculina

Aunque nuestros antepasados más lejanos no sentían ningún tipo de necesidad de tapar sus partes más íntimas, algunos milenios antes de Cristo comenzamos a desafiar todo lo establecido para taparnos con lo primero que encontrábamos por el campo. Hoy en XXXMADRID, ¡os contamos la historia de la evolución de la ropa interior masculina!

La ropa interior masculina en la época romana

Bueno, continuando con nuestra historia, para cuando comenzó la época romana el nudismo ya era cosa del pasado. La ropa, y el deseo de ocultar no sólo nuestras partes íntimas sino prácticamente la mayor parte de nuestro cuerpo, se habían convertido en la norma. Bajo sus togas, sin embargo, los hombres romanos usaban un subligaculum para cubrir sus genitales

Ropa interior antigua Roma

La ropa interior masculina en la Edad Media

Sin embargo, el declive y la caída del Imperio Romano tuvieron como consecuencia una disminución de esa necesidad púdica de tapar nuestros genitales, ya que los bárbaros (que era básicamente como los romanos llamaban a cualquiera que no hablara latín) no sintieron la necesidad de usar ningún tipo de ropa interior hasta prácticamente finales de la Edad Media.

Con el paso del tiempo, las ropas que la mayoría de la gente usaba eran bastante ásperas y  raspaban, y por ese motivo se popularizaron las camisas interiores de lino, mucho más suaves y agradables al tacto, para proteger su piel de las bastas prendas exteriores.

ropa interior edad media

El nacimiento de los calzoncillos masculinos

Tuvieron que pasar varios siglos antes de que los calzoncillos para hombre aparecieran de nuevo, y no fue hasta 1860 y 1870 cuando se creó un tipo de camisa interior que cubría desde los hombros hasta casi las rodillas fabricada a base de algodón. Por ese entonces, solo las personas que pertenecían a la clase alta tenían la posibilidad de usar lujosos calzoncillos de seda.

Los primeros calzoncillos del siglo XVIII

La aparición de los bóxer de hombre

Los primeros calzoncillos bóxer fueron comercializados en 1925 por Everlast, el fundador de los proveedores de boxeo. Por primera vez en nuestra historia, se usó el elástico para permitir a los boxeadores concentrarse en sus puños sin tener que preocuparse de que se les caigan los calzoncillos mientras hacían sus juegos de pies.

Diez años después nacieron los primeros slips, que se diferencian de los bóxer porque no cubren la parte alta del muslo, y que junto con los bóxer, se convirtieron en el estándar hasta que allá por 1960-70 comenzaron a nacer los bóxer de la mano de Calvin Klein.

Historia de los calzoncillos

Los bóxer ajustados de Calvin Klein revolucionan el concepto de ropa interior

Si te fijas, hasta la aparición de los bóxer ajustados la ropa interior no se fabricaba con la intención que de sentara bien o nos hiciera parecer más sexys. Su diseño se encaraba desde un punto de vista más práctico, funcional o económico para el fabricante.

Por eso, Calvin Klein prácticamente destruyó el concepto de ropa interior masculina que tanto había calado en la gente diseñando calzoncillos ajustados cuyo tejido, colores y tacto fueran tan tentadores y revolucionarios que se convirtieran en un sector aparte de la moda y el estilo de vida.

Mark Whalberg Calvin Klein

¡Comienza la revolución de la ropa interior masculina!

Con el asentamiento de los bóxer de diseño en el mercado, los fabricantes se dieron cuenta de que debían ser más atrevidos si querían ser capaces de sobrevivir al cambio de concepto en el sector de la ropa interior masculina, y comenzaron a elaborar diseños de ropa interior mucho más llamativos, divertidos y destinados a una audiencia que realmente deseaba lucir su ropa interior.

Hoy, en el catálogo de XXXMADRID podrás encontrar bóxer estampados, slips con relleno e incluso tangas capaces de dejar con la boca abierta a cualquiera. Así que, si quieres sumarte tú también a la revolución de la ropa interior para hombre, ¡echa un vistazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *